PSG vs Real Madrid: Doblete de Di María y uno de Meunier para un categórico triunfo de los parisinos

El argentino fue el goleador de la noche y la gran figura del triunfo del Paris Saint-Germain en su estreno en esta temporada de la Champions League

Por: Hugo Avalos

PSG fue más que Real Madrid y consiguió un importante triunfo por 3-0 en su estreno en el Grupo A de la UEFA Champions League 2019-20. Ángel Di María cumplió con la famosa ley del ex y fue autor de un doblete, mientras que Thomas Meunier puso las cifras definitivas. Con este resultado, los parisinos lideran el grupo aprovechan el empate entre Brujas y Galatasaray más temprano.

El equipo de Thomas Tuchel hizo el desgaste y sólo le alcanzó con un buen primer tiempo y con el argentino como bandera para doblegar a un equipo de Zinedine Zidane decadente y abatido, que parece que se quedó en Madrid.

PSG dominó ampliamente las acciones del primer tiempo con un Ángel Di María con muchas libertades y siendo factor decisivo en el marcador. Real Madrid fue muy endeble, sin presionar al rival, con poca posesión del balón y, sobre todo, sin influir en ataque cuando la tuvo.

Los parisinos lograron golpear en los momentos oportunos y siempre con superioridad por las bandas. Primero, a los 13 minutos, una buena combinación por la izquierda entre Icardi y Bernat terminó con el centro del español para que Di María aparezca por el centro y, de primera, liquide a Courtois para el 1-0.

El Paris Saint-Germain encontraba muchos espacios para poder complicar al Madrid. Casemiro no tenía ayuda en la cobertura en el medio. Ni Hazard ni Bale ayudaban a los laterales y eso generaba superioridad por parte del local para poder llegar por las bandas. Gueye lograba también presionar la salida de los españoles, sobre todo de Kroos, perdido totalmente en el partido.

Y esto iba a volver a provocar otro golpe al equipo de Zidane. A los 33 minutos, una buena acción de Meunier por la derecha junto a Gueye, le permitió a Di María aparecer por el medio, girar y rematar con total libertad para poner la pelota junto a un palo y poner el 2-0. La soledad del argentino para sacar el disparo explica los problemas del Madrid a la hora de defender, más allá de la acción individual del Fideo, quien cumplió con la ley del ex con creces. 

El Real Madrid iba a tener una reacción rápida a este segundo de su ex jugador. Un pelotazo de Carvajal saltando líneas iba a propiciar que la pelota le quede a Bale, quien con un par de movimientos metió un sorprendente disparo de emboquillada para lo que era el descuento.

Sin embargo, la acción de peligro fue anulada por el árbitro inglés Anthony Taylor, quien mediante el VAR, vio que Bale toca la pelota con su antebrazo en su afán de controlarla. Era un golazo.

El galés tendría otra oportunidad con un remate sin mucha dirección. A pesar de esta actitud de Bale, la BBH que tanto había alabado en la previa Zidane no estaba en su mejor noche. Hazard estuvo desaparecido, lo mismo con Benzema, a quien no le llegaba ninguna pelota.

En la segunda parte, PSG siguió arremetiendo contra Courtois, quien apareció en el partido con un par de atajadas. Lo llamativo es que el Real Madrid nunca lo fue a buscar. Nunca tuvo las armas, ni la intensidad, ni las ideas como para poder complicar a un equipo de Tuchel envalentonado y muy cómodo con el marcador.

Zidane metió mano en el equipo con los ingresos de Jovic y Lucas Vázquez por Hazard y James Rodríguez, de los peores del conjunto merengue. Pero ni los cambios pudieron revertir la historia.

Sobre el final, PSG amplió la ventaja con una gran combinación entre los laterales Bernat y Meunier de muy buen partido ambos para que el belga marque el 3-0 definitivo. El regreso a Madrid para Zidane y compañía será una pesadilla por el mal partido.

Más noticias de CHAMPIONS LEAGUE